…Y,  por qué te prohíbes,

por qué te marginas el sentir

Qué no quieres perder,

si te estás perdiendo a ti misma

entre las palabras que escudan (escudo) tu corazón

A qué temes,

si los días te resguardan la sombra,

ya no rondas con las manos vacías

y la voz apagada,

ya no dejaste de hablar del camino,

pues eres tú las huellas petrificadas.

Qué es lo que te gobierna

(Silencio)

1, 2, 3… shhhhhhhhhhhhhh

(Silencio) 

Lates, lates, lates fuerte…

como la lluvia de los pobres,

crujes, crujes, crujes fuerte…

como los huesos de los años.

Y  olvidas las primaveras que adornan tus sueños?

Y… Cuál es el miedo entonces,

¡¡¡Oh melancolía, señora del tiempo!!!

(Flash)

¡Se hizo la luz!

Y emprendes el vuelo,

el vuelvo de los ojos cerrados…

¡Allá!, donde la historia te llamó,

y que hoy traza tu limite - desierto-mar-

La gente comienza,

y el temor es humano,

¡¡¡Tú, si tu!!!!

… Al cielo una nota

y tu sentido esta más que bombeando al corazón.

N

No me duele la soledad; bastante esfuerzo es tolerarse a uno mismo y sus manías.
Jorge Luis Borges - El Congreso  (via ovariosviolentos)

(Fuente: missnaipe)